Dando continuación al apartado de Recursos de escritura creativa, hoy presentamos una nueva técnica, llamada Las Funciones de Propp.

E1E

Las Funciones de Propp

Las funciones son acciones, sucesos, movimientos o escenas que marcan decisivamente el desarrollo de un relato. Propp analizó 31 funciones distintas, al margen de qué personaje las realice, pero nunca se presentan todas ellas juntas en un mismo cuento.

Para Propp, las funciones de los personajes representan las partes
fundamentales del cuento. A la hora de definirlas no deben tener en cuenta el
personaje-ejecutante, y la acción no puede definirse al margen de su situación
en el curso del relato. Por “función”, pues, entiende “la acción de un
personaje, definida desde el punto de vista de su significado en el desarrollo
de la intriga”.

Propp hace cuatro observaciones previas a la enumeración de las funciones:

  1. Los elementos constantes, permanentes en el cuento, son las funciones de los personajes, sean cuales fueren esos personajes y sea cual fuere la manera en que se realizan esas funciones. Las funciones son las partes constitutivas fundamentales del cuento.
  2. El número de funciones que comprende el cuento maravilloso es limitado.
  3. La sucesión de funciones es siempre idéntica. No todos los cuentos presentan, ni mucho menos, todas las funciones. Lo que no modifica en absoluto, por otra parte, la ley de sucesión. La ausencia de determinadas funciones no cambia la disposición de las demás.
  4. Todos los cuentos maravillosos pertenecen al mismo tipo en lo que respecta a su estructura.

Las 31 funciones de los personajes en los cuentos maravillosos, según el
propio Vladimir Propp, son las siguientes:

  1. Alejamiento. Uno de los miembros de la familia se aleja de la casa.
  2. Prohibición. Recae sobre el protagonista una prohibición.
  3. Transgresión. Se transgrede la prohibición.
  4. Interrogatorio. El agresor intenta obtener informaciones.
  5. Información. El agresor recibe informaciones sobre su víctima.
  6. Engaño. El agresor intenta engañar a su víctima para apoderarse de ella o de sus bienes.
  7. Complicidad. La víctima se deja engañar y ayuda así a su enemigo, a su pesar.
  8. Fechoría. El agresor daña a uno de los miembros de la familia o le causa un perjuicio.

8-a. Carencia. Algo le falta a uno de los miembros de la familia; uno de los miembros de la familia tiene ganas de poseer algo.

  1. Mediación, momento de transición. Se divulga la noticia de la fechoría o de la carencia, se dirigen al héroe con una pregunta o una orden, se le envía o se le deja partir.
  2. Principio de la acción contraria. El héroe-buscador acepta o decide actuar.
  3. Partida. El héroe se va de casa.
  4. Primera función del donante. El héroe sufre una prueba, un cuestionario, un ataque, etcétera, que le preparan para la recepción de un objeto o de un auxiliar mágico.
  5. Reacción de héroe. El héroe reacciona ante las acciones del futuro donante.
  6. Recepción del objeto mágico. El objeto mágico se pone a disposición del héroe.
  7. Desplazamiento. El héroe es transportado, conducido o llevado cerca del lugar dónde se halla el objeto de su búsqueda.
  8. Combate. El héroe y su agresor se enfrentan en un combate.
  9. Marca. El héroe recibe una marca.
  10. Victoria. El agresor es vencido.
  11. Reparación. La fechoría inicial es reparada o la carencia colmada.
  12. La vuelta. El héroe regresa.
  13. Persecución. El héroe es perseguido.
  14. Socorro. El héroe es auxiliado.
  15. Llegada de incógnito. El héroe llega de incógnito a su casa o a otra comarca..
  16. Pretensiones engañosas. Un falso héroe reivindica para sí pretensiones engañosas.
  17. Tarea difícil. Se propone al héroe una tarea difícil.
  18. Tarea cumplida. La tarea es realizada.
  19. Reconocimiento. El héroe es reconocido.
  20. Descubrimiento. El falso héroe o el agresor, el malvado, queda desenmascarado.
  21. Transfiguración. El héroe recibe una nueva apariencia.
  22. Castigo. El falso héroe o el agresor es castigado.
  23. Matrimonio. El héroe se casa y asciende al trono.

Las 31 funciones marcan el hilo argumental al que se sujetan todos los
cuentos antiguos; pero Propp obervó también a los personajes de los cuentos,
llegando a la conclusión de que había siete personajes sobre los que
descansaba el peso de todas las historias. Son los siguientes:

—El héroe o buscador (es el o la protagonista, bueno o malo).
—El rey, el que manda (es el que tiene el poder o la autoridad).
—La princesa (de quien está enamorado el héroe, la recompensa).
—El falso héroe (el que se aprovecha para sacar beneficios).
—El agresor/malvado/antagonista (el malo o mala, así sin más).
—El donante (un amigo/a o colaborador que ayuda al héroe).
—El auxiliar mágico (Un objeto/consejo/habilidad que tiene el héroe).

Tomado del curso de Escritura creativa de Enrique Páez, escritor español.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s