Seguramente todo escritor hemos pasado por el bloqueo. Y decimos una y otra vez, que nos falta inspiración para poder continuar nuestros escritos. Entonces, ¿la inspiración nace o la llamamos? Pienso en base a mi experiencia, la inspiración es llamada. Muchas ideas, buenas, malas, horribles, pueden atacar nuestra mente. Diariamente tenemos miles de pensamientos, y entre ellos ha de estar proclamando a golpes la idea de una gran novela o poema.

Una vez que nos invade una idea, podemos recurrir a escribirla para no olvidarla. Puede permanecer esa notita por mucho tiempo en un cajón del armario o bien entre aquel cuaderno favorito. Si llamas a la inspiración, te sentarás frente al ordenador o cuaderno, tomarás esa notita y comenzarás a teclear hasta que consideres necesario tomar un break. 

Inspiración yo lo llamo acción. Como anteriormente comenté, podemos tener miles de ideas en la cabeza y no es hasta que te sientas y dejas fluir tus palabras lo que sigue inspirando. Pero si crees que el problema es que no llegan esas ideas, veamos algunas maneras de hacer que las ideas broten:

Objeto

Cualquiera que sea el tipo de objeto, ponlo frente a ti. Colócalo en tu escritorio, tócalo, huélelo, míralo a detalle. Después de unos minutos, lánzate a tu hoja en blanco y comienza a escribir una historia en base a aquel objeto. No pares; puedes establecer un límite de tiempo para terminar y/o tomar pausas. No importa si lleva orden, si suena bien o si es de interés, sólo escribe te sorprenderá el resultado.

Recuerdo

Otro gran ejercicio es cerrar los ojos, centrarse en un recuerdo que haya marcado tu vida (sea bueno o malo) y dejes vagar los recuerdos de aquel momento. Atrapa los olores, colores, aromas, cultura, personalidades, sentimientos, todo enfrascalo. Abre los ojos y lánzate a escribir, igual que el anterior, sin parar, el límite lo estableces tú.

Tacto

Es muy increíble cómo de utilizar un sentido en específico resultan grandes escritos. Cierra los ojos y comienza a tocar un objeto, animal, persona, con detenimiento y cuidado. Presta atención a las sensaciones del tacto, al terminar enfréntate a la hoja en blanco. De igual manera podemos jugar con la música, perfumes, alimentos, en fin.

Estos son sólo unos ejemplos del puñado de técnicas de escritura creativa que existen. Vale la pena intentarlas y si es posible, encontrar las propias técnicas. ¡suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s